Loading...
Fotografía InternacionalFotoperiodismoInstagram

La Guerra en Instagram

 

Ali Jadalla

 

 

A 100 años de la Primera Guerra Mundial en Europa, todavía se están dando a conocer fotos inéditas de aquel conflicto, imágenes nunca antes publicadas, las cuales forman parte ya de los tesoros inéditos del Siglo XX.

Ahora en pleno siglo XXI, las imágenes de cualquier guerra en el planeta están al alcance de nuestra mano, en tiempo real y hechas por profesionales. Aquí les presento a 5 colegas de la lente que andan en distintos conflictos y que comparten con todos su trabajo a través de Instagram.

Empecemos por revisar el enorme trabajo de un fotógrafo palestino, residente en Gaza de nombre Ali Hassan Jadallah ( @alijadallah66 ) autodenominado como freelance en Medio Oriente y quien trabajó en algún momento para la AP. Tiene apenas 358 fotos en la red y lo siguen 2,381 interesados en su fotografía.

Resulta interesante ver cómo su vida transcurría de lo más normal en imágenes, hasta que comienzan los bombardeos en Gaza.

Eso sí, en su Instagram no verán fotos del cafecito en Starbucks, un atardecer o los pies hacia la playa, no, para nada. Lo que encontramos en sus imágenes son el rostro más crudo de la guerra, decenas de fotos de niños muertos o heridos por los recientes bombardeos israelitas de las últimas semanas.

Nada es más terrible que ver la muerte de niños en un contexto bélico, lo interesante de Ali es que no se trata de un fotógrafo-activista que solo trae una agenda ideologizada en mente, claramente es un profesional que si bien vive en la zona y sufre por doble vía el desastre de aquel conflicto, en ese contexto se da tiempo para documentarlo todo a su alrededor. Tiene una excelente composición, sabe apuntar su cámara con determinación y logra mantenernos al tanto de lo que allá acontece con un toque muy personal.

En Instagram pueden asomarse también a la cuenta de Wissam Nassar (@wissamgaza) otro fotoperiodista basado en Gaza con un manejo impresionante de la técnica      fotográfica y un estilo muy estético. Es fotógrafo asignado para el New York Times y les ha trabajado a Xinhua y otras agencias.

La calidad de su trabajo es impecable y lleva varias portadas del NYT en lo que va del año. Lo siguen más de 42,400 usuarios con tan solo 479 fotos al aire, vale mucho la pena revisar su página y con ello acercarse de otra manera a la guerra en Medio Oriente.

En 2014, a cuatro años de que Instagram arrancara como una red social de imágenes, hoy existen más de 200 millones de usuarios, y sólo un puñado de ellos son fotógrafos profesionales, el 65% son gente fuera de los Estados Unidos, y diariamente se suben 60 millones de imágenes al día.

En esta misma red, podemos encontrar al estupendo Ron Haviv (@ronhaviv_vii) fotoperiodista de la Agencia Seven. Ron es un fotógrafo con más de 20 años de trayectoria y uno de los mejores del mundo, los siguen 38,564 usuarios con apenas 162 imágenes subidas.

Ron Haviv, a diferencia de los dos primeros aquí referidos, no sube todo su trabajo, usa esa red un poco más como canal de expresión visual mucho más personal, pero nos permite de pronto saber por dónde anda y en que asuntos esta trabajando. Al final es parte de una agencia que vive de producir, vender y editar el material de sus miembros, por lo que compartirlas del todo aquí, no sería muy buena idea.

 

Yo sostengo que Instagram es un excelente escaparate para todos, incluidos los profesionales, pero no es una buena herramienta para “vender” sus materiales, recordemos que al aceptar el uso de dicha red, las imágenes que subimos circulan de inmediato en el ciberespacio y que por ende su destino final muchas veces es incierto.

Ahora hablemos del trabajo de una mujer fotoperiodista basada en Islamabad, Pakistán y que trabaja para la agencia Reuters, su nombre Sara Farid (@sarafarid), su trabajo tiene un toque distinto al de los anteriores colegas, la siguen más de 16 mil usuarios y sólo ha subido 59 fotos. Sara no es tan cruda en lo que hace, más bien tiene un toque de aproximación con la gente muy especial y mucho más cercano, mujeres, niños, burkas, paisajes y detalles de esa región están entre el menú de su trabajo.

Por último, recomendamos el trabajo de Daniel Berehulak (@danielberehulak) un fotoperiodista que vive entre Barcelona y Delhi, y que ahora mismo está en Liberia trabajando el tema del Ébola para el New York Times. Sin duda se trata de un profesional con un ojo muy pulido.

Se ve que conoce bien África y aunque trabaja muy bien el color, trae una serie en blanco y negro muy estremecedora sobre la cotidianidad en aquel continente. A este profesional lo siguen 85,312 usuarios y tiene arriba más de 400 fotos. Vale la pena seguirlo.

Así las cosas, estos 5 fotógrafos son un botón de muestra de lo que se puede hacer con una combinación acertada de profesionalismo visual de la mano con la tecnología actual. Las redes sociales son un canal muy potente para compartir ideas, imágenes y talento. Saber usarlas es nuestra responsabilidad.

 

Texto publicado en la Edición #167  del mes de octubre de la Revista Etcétera